Translate

miércoles, 21 de junio de 2017

Descubriendo nuevas realidades

Por: Natalia Giraldo Pérez
Estudiante
Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
Programa de Voluntariado FIGRI 01-2017


Cuando se habla de las experiencias que se deben vivir antes de morir, se mencionan aventuras como viajar o saltar de un avión en paracaídas, pero usualmente no se tienen en cuenta experiencias que pueden permitir conocer otras realidades y llevar cambios positivos a la vida de personas que viven en condiciones extremadamente difíciles y retadoras. Estas experiencias son enriquecedoras para uno mismo, pero se olvidan.

Yo ya sabía de la comunidad “Servidores del servidor”, puesto que desde hace mucho he crecido con los pilares y creadores, pero hasta hace poco decidí entrar a ser parte de los voluntarios, ya que es de gran interés para mí conocer y poder ayudar a las personas que más necesitan debido a  que muchas de estas personas se encuentran en situaciones difíciles y llevan una vida llena de dificultades y retos.

Le quiero agradecer a la Universidad Externado Externado de Colombia que me hizo posible realizar mi voluntariado en la comunidad. Con el Programa de Voluntariado Profesional que ofrece la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales, que coordina Margarita Marín, tuve la oportunidad de no solo prestar mis capacidades y habilidades para ayudar a otros y de ser una mejor persona al comprender que existe otra realidad mucho menos favorecida que la que yo vivo actualmente.

Como voluntaria estuve en el comedor de niños y en el comedor de los habitantes de calle. En ambos casos el fin de la experiencia es el mismo, pues lo que se busca es lograr ayudar en el mantenimiento del hogar a través de la colaboración en la elaboración de los alimentos y la repartición de los mismos a  los niños o habitantes de calle, dependiendo del caso.




Adicionalmente, mientras se va sirviendo la comida a los beneficiados se puede ir estableciendo una relación con ellos que permite conocer sus historias, saber cuál es la realidad de su situación y por qué están ahí.


En mi caso, la experiencia que más he disfrutado ha sido el poder compartir con los niños ya que gracias a su inocencia y nobleza reciben con gran cariño la ayuda que se les presta, ya sea dándoles de comer o simplemente jugando con ellos.


martes, 20 de junio de 2017

Cuando los cerros hablan


Por María José Monroy Tinjacá
Estudiante de Cuarto Semestre
Gobierno y Relaciones Internacionales
Programa de Voluntariado FIGRI



Empezando mi cuarto semestre de Gobierno y Relaciones Internacionales, tomé la decisión de hacer parte de una fundación, convencida de que tenía que invertir mi tiempo libre en un lugar en el que mi ayuda mejore vidas o aporte a una causa que tenga como objetivo cambiar la realidad de una población.

Supe que mi Universidad, la Universidad Externado de Colombia, tenía un Programa de Voluntariado Profesional, en el cual me podría vincular con distintas fundaciones según sea mi interés. Así que decidí inscribirme, asistir a las charlas de cada fundación, y hacer parte de dicho programa, el cual tiene distintos beneficios como: Homologar dos créditos de algún seminario de mi carrera, flexibilidad en el horario que se acuerde con la fundación, y finalmente, la enseñanza que deja la fundación a la cual se estuvo vinculado.

A medida que iba escuchando cada charla de las distintas fundaciones con la cual la universidad estaba vinculada, me llamó mucho la atención la Fundación Cerros de Bogotá, esto debido a que se enfocaba tanto en temas ambientales, como sociales. El objetivo de esta fundación era el de crear un puente en el que no se deje de lado la población de los cerros, teniendo en cuenta que los barrios de invasión, entre otros problemas sociales, son una realidad; y, además, teniendo en cuenta que no se debe descuidar el medio ambiente, es decir, la fauna y la flora con la que contamos los bogotanos gracias a los cerros.

Me inscribí, y me hicieron una entrevista, al momento de ser aceptada empezó mi labor en esta fundación, pero fue una labor diferente, no fue la típica tarea de ir a los lugares y trabajar con la gente directamente, aunque también me hubiera encantado. Por el contrario, me desenvolví buscando financiación para la fundación por medio de convocatorias, las cuales abrían otras fundaciones, organizaciones, países con los cuales hay cooperación internacional con Colombia, entidades financieras, entre otros.

Desde este trabajo entendí, que también se puede ayudar, porque cuando hay financiación, los proyectos que plantea la fundación para lograr su objetivo, son posibles. Aprendí a encaminar los objetivos de la fundación hacia lo que pedía cada convocatoria; aprendí que hay muchas organizaciones interesadas en mejorar tanto el medio ambiente, como la sociedad en general; aprendí que hay distintas maneras de hacer parte del cambio; y finalmente, aprendí que hay muchas personas que esperan que alguien de su tiempo y ponga su granito de arena para mejorar sus vidas.


Por último, la fundación me brindo una dosis de realidad, una realidad que está muy próxima a nuestra vida diaria y que toca una zona importante de Bogotá: sus cerros. Es importante aportar a la sociedad colombiana, que tanto lo necesita; por eso, por medio de mi experiencia los invito a hacer parte del programa de voluntariado y cambiar la vida de un bogotano más.


viernes, 16 de junio de 2017

Más allá de la Burbuja

Carolina Chaparro Alba
Estudiante VIII Semestre 
Programa de Gobierno y Relaciones Internacionales
Programa de Voluntariado FIGRI

Desde pequeña crecí con la idea de tratar de ayudar a los demás en la medida que había gente que no contaba con las mismas oportunidades.
Es lamentable, que nuestra vida dependa de la “rueda de la fortuna” donde todo depende de la cuna donde nacemos. Realmente, me siento muy afortunada de que Dios me haya puesto en una familia que me puede ofrecer soporte y respaldo a mis sueños. Sin embargo, con el paso del tiempo he visto que no todos cuentan con esa bendición y está triste situación la confirme más en el momento de entrar en la Cruz Roja Colombiana (CRC) como voluntaria. La CRC me recibio desde febrero de este año y en estos meses me ha mostrado que vivía en una “burbuja”, una en donde se cuenta con privilegios, que nos permite estudiar en una buena universidad y que usualmente esta blindada con la indiferencia de lo que pasa más allá de nuestro circulo social.
Esta burbuja no nos permite utilizar los conocimientos y recursos con los que contamos y que podrían aportar un granito de arena para ayudar a la población vulnerable que tanto lo necesita. Con el voluntariado de la CRC, además de adquirir conocimientos en solución de conflictos y demás temas relacionados con la paz, se me permitió ver la realidad de muchos adultos mayores y niños que viven en condiciones reducidas. La experiencia como voluntaria me ayudó a aportar ese granito de arena y de este modo hacer más felices a estas personas. Finalmente, quiero hacer hincapié en que a través del voluntariado que realicé, me siento una mejor persona y al mismo tiempo pienso que este sólo es el comienzo de lo mucho que quiero aportar y aprender, construyendo una sociedad colombiana con menos desigualdades. ¡Quiero invitarlos a romper el cristal e ir más allá de la burbuja!



Jóvenes voluntarios de la Cruz Roja

María Paula Gil Barrera
IX Semestre
Gobierno y Relaciones Internacionales
Programa de Voluntariado FIGRI

Durante este semestre fui voluntaria en la Cruz Roja Colombiana, escogí la institución por su larga trayectoria y renombre, su reconocido papel en la construcción de tejido humano y social, pero sobre todo por la labor que realiza promoviendo acciones de educación para la paz con niños, jóvenes y adultos; sin duda alguna sentí que en este lugar había una oportunidad hecha “a mi medida” para tener una experiencia de voluntariado.
Me vinculé a Zona Paz, una de las cuatro líneas de acción humanitaria que tiene la Cruz Roja, y desde allí apoyé diversas actividades de impacto comunitario y contribuí a la revisión de las metodologías de evaluación de impactos implementadas por el grupo de trabajo. Por esta razón, puedo decir que puse en práctica mis habilidades y conocimientos adquiridos durante la carrera, pero también que aprendí con cada una de las experiencias del trabajo hecho con la comunidad.
Respecto a este último punto, tuve la suerte de participar en varios de los proyectos que tiene la zona, pero los dos que más llamaron mi atención fueron Solferino (un hogar de paso para los desplazados de la violencia) y el ejercicio de Tertulia Literaria (realizado en la cárcel de La Picota, ubicada al sur de la ciudad). Cada una de ellas con beneficiarios diferentes, pero con un objetivo común: favorecer la generación de comunidades resilientes, a través de acciones que fomentan la paz. 
En el hogar de paso, estas acciones consistían en desarrollar unos talleres de dibujo con los niños que viven allí, con el fin de que ellos expresaran sus deseos, sus amores y desamores, lo bueno de haber llegado a Solferino y lo malo de haber dejado su tierra natal, pero sobre todo para que  nos contaran sus miedos sobre el nuevo estilo de vida que estaban llevando. Estos talleres fueron la mejor estrategia para que los niños expresaran lo que no podían explicar con palabras, y la estrategia acertada para realizar un proceso de memoria histórica.   
Cada ocho días nos encontrábamos en este lugar con historias de dolor, con ojillos traviesos y tristes a la vez, pero también descubrimos sonrisas y almas soñadoras, a las cuales les permitimos desarrollar un proceso de memoria y a las que les ofrecimos instrumentos que les permitan volver a creer en la posibilidad de vivir en ambientes de respeto, tolerancia, solidaridad y convivencia social. Los niños son lo mejor de este proyecto, son unos maravillosos supervivientes y sin esperarlo aprendí mucho de ellos y de las realidades que viven.
Por otra parte, el trabajo realizado en la cárcel consistía en leer un cuento de Gabriel García Márquez y luego fomentar espacios de diálogo con los participantes, donde ellos narraran sus historias de vida y generaran una reflexión acerca de sus acciones y con base en el texto trabajado. Aquí podían verse perspectivas diferentes, y lo que para uno parece válido y lógico para ellos puede no serlo tanto, sin embargo la idea era mostrarles alternativas que pueden contribuir a su desarrollo integral como persona y para la vida en sociedad.
Para terminar, quiero decir que creo firmemente en que es mejor prevenir la guerra y la violencia a tener que asumir sus consecuencias, creo que la juventud juega un papel indispensable en este asunto y por ello considero que la experiencia de voluntariado en la Cruz Roja, fue una excelente oportunidad para contribuir a este fin.
 



jueves, 15 de junio de 2017

VOLUNTARIADO LECTO-ESCRITURA

Diana Carolina Santana Gracia
Estudiante de IX semestre
Finanzas y Relaciones Internacionales
Programa de Voluntariado FIGRI

Gracias a la organización Rotary International y al Programa de Voluntariado que ofrece la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, tuve la oportunidad de ser voluntaria en el proyecto de Lecto-escritura enel barrio Las Violetas.
Allí se realizaron talleres para los niños y las niñas de este barrio ubicado en la Localidad de Usme, al sur de la ciudad de Bogotá. Fuimos encargados de enseñar a los niños y las niñas de edades entre 3 a 14 años a leer y escribir.
Nuestra labor consistía en realizar actividades que fomentaran el aprendizaje en estos niños, en donde les guiábamos con distintas lecturas y se les hacíamos retroalimentación de éstas. También se realizaban escritos pequeños, dibujos sobre vídeos o cuentos desarrollados y, así mismo, su retroalimentación respectiva. Aunque claro, no todo fue talleres. Finalizando cada sesión, se realizaba una actividad lúdica para la distracción de los niños y las niñas. Hubo una sesión inolvidable donde Paula Castro, actual candidata para Miss Mundo Colombia, nos acompañó y realizó varios juegos con ellos y ellas. También una actividad con pintucaritas donde los niños y las niñas fueron pintados en sus caras con las figuras que ellos escogían. Junto con Paula Castro, fue un fotógrafo profesional y esa sesión fue grabada para la próxima ceremonia oficial de coronación del reinado nacional de belleza, pues hace parte de sus actividades sociales y filantrópicas como reina nacional.


Foto: De la autora con los chicos y chicas del barrio Las Violentas, en los talleres de lecto-escritura.


Cada sábado, sin falta, subíamos hasta el barrio Las Violetas, en la localidad de Usme, y a pesar de que el transporte era complicado, aproximadamente 2 horas de recorrido, se llegaba con mucho ánimo y los niños nos recibían siempre con mucho aprecio y felicidad. Otro factor poco favorable para nuestro voluntariado fue el clima, ya que el barrio Las Violetas queda junto a un páramo, y el frío y la lluvia siempre nos cogía de sorpresa.
Fue una experiencia inolvidable en donde hubo muchos altos y bajos. Existieron varios conflictos entre los niños, y aprendimos manejar mejor la situación con ellos, entenderlos y saber sus cualidades y debilidades.
Hubo necesidad de integrarnos con los miembros socios de la organización Rotaract Bogotá Santa Bárbara, donde finalmente convivimos en armonía y se formaron nuevas amistades, al punto de considerar unirme a esta organización. Es una experiencia que la recomiendo a todo el que se le dé la oportunidad. Puedo concluir diciendo que los niños me enseñaron más a mí de lo que yo a ellos. Un voluntariado inolvidable.

viernes, 9 de junio de 2017

Dejando huella para el futuro del país


Por:
María Camila Gómez Cantor
Estudiante de Décimo Semestre
Gobierno y Relaciones Internacionales
Universidad Externado de Colombia
Correos de contacto


  
La oportunidad la ofrece la Universidad Externado de Colombia: adelantar el programa de voluntariado investigativo en la Corporación Nuevo Arco Iris, sobre las próximas elecciones. El proyecto Noruega Elecciones 2018 es un trabajo que se está adelantando hace algunos meses atrás y consiste en que estudiantes de diferentes universidades (Andes, Javeriana, Sabana, Nacional y Externado) se organizan en mesas de trabajo multidisciplinarias y tratan temas bajo cuatro enfoques; los diferentes factores electorales derivados de los partidos políticos; la incidencia de la política económica en los comicios electorales; la influencia y el análisis de la Coyuntura Internacional y el impacto de los Acuerdos de la Habana, en la Elecciones 2018.

La organización en mesas de trabajos, foros y la socialización de la información de los diferentes sectores de la población, las organizaciones de la sociedad civil, partidos políticos, expertos en las diferentes materias y analistas, permiten hacer una valoración completa del futuro del país en las próximas elecciones. Como investigadores estamos conscientes que no se puede predecir el futuro, pero sí hacer un completo análisis con minuciosidad de las diferentes variables que pueden existir, para así entregar un posible veredicto.

Personalmente estaba encargada de la Zona Atlántica occidental del país, que comprende los departamentos de Atlántico, Córdoba, Sucre y Bolívar. Dentro de las primeras tareas asignadas era identificar los caciques electorales, que caracterizan esta zona del país, y actualizar los datos de las últimas jornadas electorales, nacionales de 2014 para Senado y Cámara y las regionales 2015 para gobernadores y alcaldes municipales, con énfasis en las ciudades capitales y los municipios que constituyen los fortines electorales. De forma simultánea, hacer un perfil de los candidatos que ganaron en las elecciones y analizar su ascenso político.

Una vez identificada las familias políticas y la forma como se manejan las élites en la Costa Atlántica, era necesario hacer un análisis de los posibles candidatos que puede apoyar la costa y sus principales contrincantes. Por último mi tarea consistía en realizar entrevistas a personalidades políticas y preguntarles acerca del futuro de las próximas elecciones, según la coyuntura política.

El trabajo que resulte de esta investigación se está consolidando en un informe final que sintetiza las circunstancias en las que se desarrollarán las primeras elecciones de paz en y se va a publicada en la página WEB  de la CNAI.

Considero que con esta experiencia de voluntariado en la Corporación Nuevo Arco Iris me abrió las puertas a la investigación, es una experiencia única que permite al estudiante que la realiza, conocer su país y hacer un análisis completo de las formas como la política actúa y se transforma.


jueves, 8 de junio de 2017

Cooperación y academia: una relación pendiente en Colombia



Ya está en las librerías del Colombia, el libro Cooperación y academia: una relación pendiente. El producto del proyecto “El juego de Colombia en la cooperación internacional al desarrollo", en el que trabajaron profesores e investigadores de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.


De esta manera, desde el Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales se continúa ahondando en el estudio de este asunto internacional que pocas publicaciones ser han realizado en el país. De hecho, este es el tercer libro que publica la editorial de la Universidad Externado de Colombia sobre el tema. 

En esta obra aparecen los resultados de  los trabajos de Felipe García Arango, Mauricio Avellaneda Hortúa, Germán Forero Laverde, Javier Leonardo Garay, Juan Carlos Lozano Herrera, Erli Margarita Marín Aranguren, Paula Ximena Ruiz Camacho y Carlo Tassara.


El prólogo es del economista y hoy miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, José Antonio  Ocampo, y las editoras fueron: la profesora titular e investigadora, Erli Margarita Marín Aranguren y la docente e investigadora, Paula Ximena Ruiz Camacho.




Esperen noticias del lanzamiento que será en las próximas semanas.